Las alianzas sindicales globales. Episodio 6

Escucha «Noticias del 27 de enero de 2021» en Spreaker.

La globalización de los mercados es una realidad. Las empresas que lo deseen pueden jugar estrategias globales. Los desarrollos tecnológicos han facilitado tanto la comunicación y el transporte que en las oficinas de muchas empresas no se pone el sol.

Google pionera en muchas acciones que ahora son habituales, ha vuelto a crear algo muy novedoso. Sus empleados han creado un sindicato global. Esta organización representa a trabajadores de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Suiza, Alemania y Suecia.

Hemos visto como las empresas tecnológicas mostraban otra forma de relacionarse con sus trabajadores, permitiendo acciones como café gratis, mesas de billar, días de vacaciones a demanda…

Pero algo ha cambiado. No en todos los países se reciben las mismas retribuciones monetarias o en especie. Y eso pasa factura. En el caso de Google un programador que atienda a Gmail situado en Alemania puede trabajar dentro de un equipo compuesto de personas ubicadas en diferentes países. Todo el equipo desarrolla el mismo proyecto, todos recibe salarios distintos.

Las uniones globales sindicales podrán conseguir que el salario y las retribuciones que se reciban por un trabajo realizado, dependan del trabajo en si mismo en vez de la ubicación del trabajador. Un cambio en las reglas del juego entre empresas y trabajadores.

Soy Antonio Corrales y estas escuchando el podcast, el Wall Street.

 💰 La inversión verde es rentable.

El cambio climático está presente. Ya no es algo hipotético. Y la reducción de las emisiones de carbono es un objetivo por conseguir. El fundador de Tesla, Elon Musk, ofrece 100 millones de dólares para buscar un proyecto que captura el carbono emitido.  Es un paso y ahora toca conocer las condiciones.

Pero Larry Fink, director de BlackRock, quiere cortar sus emisiones. BalckRock controla inversiones por valor de 9 billones de dólares. El simple interés de esta compañía en alguna inversión aumenta la calidad de dicha compañía.

Fink se ha tomado muy enserio que las compañías deben actuar de forma verde en el desarrollo de sus actividades empresariales. En el análisis de inversión de cualquier empresa se estudia su impacto ambiental y si dicha empresa cumple con los criterios sostenibles exigidos.

La presión que ejerce esta compañía, y el aumento de fondos indexados siguiendo estrategias verdes, debe animarnos a pensar en un que la rentabilidad de las inversiones debe observarse tantos los beneficios tangibles, la rentabilidad de la acción, así como los intangibles, el impacto de dicha empresa en nuestro planeta.

 Estas acciones por parte de BlackRock y la fuerza de su cartera financiera, forzará que muchas empresas empiecen a considerar que el impacto medioambiental afectará al valor de la empresa.

⛽ Revisión de las explotaciones federales de petróleo

Una de las promesas del Presidente Biden frenar la explotación de petróleo y gas en suelos públicos. Y el procedimiento administrativo ha comenzado.

Los contratos ya otorgados seguirán vigentes hasta su finalización; pero no se ofertará ningún nuevo contrato de explotación. Se necesita tiempo para ver como encaja estas subastas dentro de una política medioambiental que quiere reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

La explotación de estas tierras produce el 25% de la producción anual de carbono del país; a cambio produce casi 8,1 mil millones de ingresos para los distintos gobiernos existentes en las zonas de explotación.

Ahora toca escuchar palabras apocalípticas en la pelea entre defensores medioambientales y el lobby del petróleo y gas.  

🚘¿Quién debe regular las emisiones de gases de los vehículos?

El dieselgate de Wolkswagen sigue vigente en la empresa. Ya no son solo 30 mil millones de dólares en multas y acuerdos debido a su escándalo de emisiones; sino que abrió una puerta sobre la legislación municipal en el tema de emisiones de gases de vehículos.

La empresa alemana intenta evitar las multas por contaminación emitidas por varios condados. Estos condados afirman que sus territorios sufrieron contaminación por el uso de vehículos afectados por el dieselgate.

Esto ha abierto la puerta sobre quién legisla las emisiones de vehículos. La marca afirma que la Ley Federal de Aire Limpio tiene esas competencias, pero no todos los juzgados le han dado razón

Ahora toca a la Corte Suprema determinar quien debe regular y que legislación deben acogerse los fabricantes. En caso de fallo contrario a los intereses de la marca de vehículos, los fabricantes se verían envueltos en un caso legislativo regulatorio sobre emisiones de gases locales, que prácticamente haría inviable la producción de motores de combustión capaces de ajustarse a todo ese caos regulatorio. Si se produce esta decisión, será un duro golpe para los fabricantes de automóviles de combustión.

👏 La regla Rooney llega a la gran banca

La justicia racial ha provocado cambios. Disney cambia Jungle Cruise por ser hiriente e insensible. Y ahora la gran banca de Estados Unidos aplicará la regla Rooney en sus políticas de contratación. Esta norma propone que para cubrir cualquier vacante o puesto de trabajo debe entrevistarse al menos a un candidato que perteneciese a una minoría racial.

Cuando muchas empresas han implantado esta norma, JP Morgan, Bank of America, Citigroup, Welss Fargo y US Bancorp han hecho público su intención de acogerse a esta regla.

Las protestas raciales de los últimos meses han llevado al compromiso público de estas compañías, donde el techo de cristal se encuentra en la alta dirección.

Aunque la regla no obliga a contratar, solo a realizar la entrevista, si demuestra un incremento de contrataciones de mujeres y personas afroamericanas, asiáticas o latinas cuando se aplica.

💵 Subida del salario mínimo por hora.

Un trabajo con una retribución de 7,25 dólares la hora supone unos ingresos de 290 dólares semanales, si la jornada semanal es de 40 horas.

Ese es el salario mínimo por ahora actual y un grupo de demócratas quieren subir progresivamente este salario hasta alcanzar los 15 dólares en 2025.

Los progresistas quieren aprovechar el poder actual del partido demócrata para ofrecer un salario digno a la población estadounidense y evitar que la pobreza salarial aumente con la crisis económica que ha producido la pandemia.

La subida sacaría de la pobreza a 1,3 millones de estadounidenses, de los cuales 600.000 son niños y niñas. También mejoraría la calidad de vida de un tercio de los trabajadores afroamericanos y una cuarta parte de trabajadores de origen latino.